Consultor particular de seguros

En España cada vez hay más emprendedores. Como no hay trabajo es necesario buscarse la vida para generar ingresos. No es una buena noticia, podemos crear algo parecido a “la burbuja de los emprendedores”. Espero equivocarme, esto da para otra entrada. El caso es que me gustaría ayudar a aquellas personas que deseen emprender. Mi idea ya tendrá precedentes y pondrá en pie de guerra a mediadores, corredores y muchos profesionales del seguro. ¿Por qué no crear un consultor particular de seguros?

 Actualmente en internet podemos recabar opiniones y precios de casi cualquier cosa. Por supuesto podemos recabar precios de seguros. Pero  es evidente que si no somos expertos podemos tener algún problema con lo que contratemos a través de la web, además hay una gran oferta, terminas volviéndote loco. Por esto mismo a la hora de contratar un seguro somos muchos los que preferimos el asesoramiento y el trato personal de un profesional. Pero hay otros clientes que no tienen esa percepción de un seguro. Quieren un mínimo de coberturas y el precio es lo que más les importa a la hora de disponer de un seguro. Por otro lado está el cliente al que le interesa el precio del seguro pero necesita coberturas muy específicas y buscar ese asesoramiento puede resultarle caro. Hay distintos perfiles de asegurados.

 Alguien puede saber mucho de seguros y moverse bien por la red y asesorar sobre que tipo de seguro es el que más le interesa a su cliente o cuánto se puede ahorrar por cambiar de seguro.  Cobra un porcentaje de lo que su cliente se ahorra. Evidentemente no es un profesional pero está ahorrando tiempo y dinero a su cliente y sólo cobra si cumple con el servicio. No está vinculado a ninguna compañía por lo que su opinión sólo se basa en lo que le pide el cliente. Puede ayudarle a elegir el seguro de su casa, el seguro de su coche, de viaje, ¡hasta su seguro de salud! Con la relación coberturas/precio que le indica su cliente, incluso puede redactarle un informe con opiniones y precios de la competencia. El consultor no necesita oficina, sólo un acceso a internet y un teléfono. La creación de esta figura pondría en pie de guerra a los profesionales del seguro pero es cierto que muy pocas de las operaciones de venta de seguros se llevan a cabo a través de internet por lo que su negocio no peligra. Es una figura que puede nacer al amparo de las opiniones y los multitarificadores que hay en la red.

 Una idea más para emprendedores. Saludos.